Los tratamientos

Cuando un cactus está bien nutrido y goza de buena salud, es menos propenso a contraer enfermedades. No obstante es recomendable realizar algunos tratamientos preventivos periódicos contra el ataque de insectos, ácaros y hongos. Dichos tratamientos deben realizarse cada 30/45 días aproximadamente, sobre todo en primavera, verano y otoño. Recomendamos tratar también las raices y sustrato de los cactus pues en ellas habitan ciertas plagas como la cochinilla, ácaros, etc. Un nuevo tratamiento está dando muy buenos resultados para todo tipo de insectos es la tierra de diatomeas, un producto obtenido de ciertas algas marinas 100% natural y ecológico que mezclado con el sustrato evita la proliferación de insectos es considerado como el mejor tratamiento preventivo.